¿Por qué creer en un Dios “violento”?